• RSS

lunes, 29 de enero de 2018

Una percha para un cartel

Nunca utilizo las perchas de alambre en las que las tintorerías devuelven las prendas... mejor dicho, no las utilizo dentro del armario, porque en lo relativo a decorar con estas piezas, ideas nunca faltan...


Moldeé una de estas perchas a mi gusto, cortando con alicates la barra inferior y doblando los extremos. Después la pinté de blanco y ya estaba lista para colgar un cartel...


Preparé un trozo de arpillera con estarcido y unas trabillas con botones ...




Para que no quedara tan soso, lié una cuerda rústica con un corazón realizado a partir de sobrante de alambre


En la sesión de fotos lo acompañé con unas macetas que pinté hace tiempo con acrílica y stencils... en ellas tengo kalanchoes, la última adquisición para mi colección de crasas...




Son también denominadas "plantas de días cortos" por florecer en la época en que el día es más corto que la noche... 



Qué os parece la idea de dar una segunda vida a un alambre anodino? Nunca me deja de sorprender todas las posibilidades que nos ofrece el mundo del reciclaje!


No podía estrenar mejor el año que con un nuevo premio, muchas gracias Paqui!! Una gran compañera que comparte bonitas manualidades, colaboraciones y experiencias en su blog El rincón de Paqui, si aún no la conocéis, os invito desde aquí a hacerlo!


Agradezco de corazón que, a pesar del poquito tiempo que dedico al blog, no os olvidéis de mí!

domingo, 24 de diciembre de 2017

Navidad natural...

Como costumbre invernal, el uso de coronas se originó en la antigua Roma, donde el intercambio de regalos formaba parte de las celebraciones del Año Nuevo...


La gama de regalos era amplia, pero originalmente consistía en ramas de siempreverdes que se llamaban “strenae” en homenaje a Strenia, diosa de la salud... Con este obsequio se deseaba salud...




Para hacer más atractiva la costumbre, se dio a estas ramas la forma de anillo...


Para demostrar que habían recibido tal regalo y también para asegurarse de que la salud reinara en el hogar el año que comenzaba, los romanos exhibían estas guirnaldas en las puertas de sus casas. 




En esta casita no podía faltar una para despedir el año con vosotr@s deseando salud y mucha felicidad en el 2018!

Quise hacerla con elementos naturales, igual que la bandeja que es una simple corteza, y a la que dí un toque aromático con una rodaja de naranja y ramita de canela en la vela...



También un trozo de tronco convertido en portavelas...



Me siento afortunada por terminar otro año blogueril en tan buena compañía, mil gracias por todo el tiempo que pasasteis aquí!


Os deseo unas Fiestas llenas de bonitos momentos y que la entrada del Nuevo Año venga cargada de infinitas ilusiones!
Feliz Navidad!

martes, 28 de noviembre de 2017

Entre rosas y damas...

Como si este año la Navidad no fuera conmigo... a pesar de tenerla a la vuelta de la esquina, aún no he pensado cómo engalanar esta casita para recibiros como es debido! Aún hay tiempo... mientras voy pensando en los preparativos, os dejo con lo que he estado entretenida estos días...


Un cartel realizado con viejas tablas de madera que pinté, primero con acrílica gris, después vela por las zonas que iba a desgastar y posteriormente acrílica blanca. Letras transferidas y rosas de una bonita servilleta ...



Es un regalo que lucirá en unos días en el recibidor de su nuevo hogar...

Junto a él unos tags realizados con trocitos de servi, embossing, cintas, perlas...


También unos portavelas creados a partir de cemento... son de los primeros trabajos que guardaba en mi lista de pendientes, y me ha encantado el resultado!




Siento predilección por los portavelas, llenan de calidez el ambiente...


Con el paso de los años hay ciertas piezas que, una vez decoradas, me han enamorado... esta jarra de hojalata es una de ellas... Tal vez sea la imagen de la bella dama victoriana que transferí, no os parece adorable?


Hoy me despido con este PAP que espero os guste y os animéis a probar.

TUTORIAL PORTAVELAS DE CEMENTO

Materiales
Cemento blanco preparado ( lo compré de 1,5 kg)
Envases de cartón
Lija de grano grueso
Velas de té

Proceso
1. Limpiar el interior de los envases elegidos y recortarlos a la altura que queramos que tengan los portavelas.
Preparar el cemento, mezclándolo con agua según las indicaciones. Para que os hagáis una idea, en los dos portavelas empleé la mitad del preparado.


2. Cuando esté bien mezclado el cemento, se vierte en los envases. Es aconsejable que después de verterlo, se den golpecitos al envase de lado a lado durante unos minutos, veréis que salen burbujitas de aire en la superficie. Si se quedan dentro, una vez seco el cemento se verán pequeños agujeros.
Cuando la masa haya endurecido un poco (sobre 1 - 1,5 horas), colocar la base de las velas para que vaya formándose su futuro lugar.


3. Dejar reposar unas horas hasta que seque por completo y retirar el cartón.
Hay que tener en cuenta que el cemento va a tomar la forma exacta del molde, por lo que hay que intentar escoger uno que tenga el menor número de pliegues.


4. El resultado es una textura muy fina y se puede lijar fácilmente con lija de grano grueso sin dañar la superficie.
Ya sólo quedará decorar estos portavelas como se desee. En mi caso, primero apliqué imprimación y después pintura, para finalmente hacer unos estarcidos y decoupage.


Muchas gracias por el valioso tiempo que pasáis aquí!